Categorías
¿Como Se Hace?

Las hojas de mis plantas se vuelven amarillas


El amarilleo de las hojas es un problema común con las plantas de interior, pero puede ocurrir con la misma facilidad en el jardín. Si bien una planta puede sufrir manchas amarillas y recuperarse, las hojas amarillentas suelen ser un signo de un problema que debe abordarse. Para que podamos ayudar a la planta, es importante que sepamos por qué se está poniendo amarilla en primer lugar. Puede ver este problema tanto con buen como con mal tiempo. Es importante recordar que diferentes plantas requieren diferentes condiciones para prosperar. No cumplir con estas condiciones es a menudo la razón por la que las hojas de mis plantas se están volviendo amarillas. Siga leyendo NoSeHacerlo para ver por qué está sucediendo esto y qué puede hacer para detenerlo.

Ciclo natural de algunas plantas

Si bien es posible que veamos que nuestras hojas se ponen amarillas y pensamos lo peor, esto no siempre es un problema. Algunas plantas pasan por un ciclo vegetal natural, lo que significa que pierden sus hojas en puntos clave. Estas plantas se conocen como plantas de hoja caduca y generalmente pierden sus hojas en el otoño. Durante este proceso, las hojas se vuelven amarillas y otoño.

Si bien la mayoría asociamos las maderas duras con los árboles, existen otras tipos de plantas que perderán sus hojas. En estos casos, no tendrá que preocuparse. Las hojas verdes volverán a crecer una vez que cambien las estaciones. Las plantas que conservan su color verde durante todo el año se denominan de hoja perenne. Estas plantas no deben volverse amarillas en ninguna época del año.

Riego insuficiente

Quizás la razón más común por la que las hojas de las plantas se vuelven amarillas es la falta de agua. Podemos ver esto cuando las hojas de la planta comienzan a ponerse amarillas en sus puntas. De hecho, es la parte de la planta más alejada de las reservas de agua de una planta. Cada planta tiene necesidades específicas de agua. Cuando compramos o heredamos una planta, lo primero que debemos hacer es conocer su especie. Una vez que sepamos esto, podemos mirar sus necesidades de riego. Las plantas que necesitan agua a menudo se ven con hojas amarillas que tienen una textura rugosa.

Nuestro artículo sobre el mejor momento para regar las plantas lo ayudará a obtener más información.

Las hojas de mis plantas se vuelven amarillas - Riego insuficiente

Drenaje de agua insuficiente

Regar en exceso una planta puede ser tan malo como no proporcionar suficiente agua. Esto puede provocar la pudrición de la planta en la raíz u otros problemas de raíz. sobresaturación. Para evitar que esto suceda, es importante que la planta reciba solo el agua que necesita o que el agua adicional se drene lo suficiente. Con las plantas de interior, esto último ocurre a menudo cuando una planta se riega en una maceta sin agujeros en la base.

Cuando no hay suficiente drenaje, un las raíces de la planta se pudrirán. Las hojas de una planta que se vuelven amarillas son un signo de este evento. Si detecta que la maceta o el sustrato de una planta no tiene suficiente drenaje, significa que deberá trasplantar la planta. Es más difícil para las plantas de exterior. Su mal drenaje podría deberse a aguas subterráneas u otros problemas de difícil solución. Incluso pueden requerir que la planta se mueva al interior. Nuevamente, esto dependerá de las necesidades específicas de la planta.

Mala ubicación y mala iluminación

Algunas hojas que empiezan a amarillo o marrón gradualmente Puede ser una clara señal de que el lugar donde los has colocado no es el más adecuado. Hay plantas que no toleran la exposición directa al sol. Esto se debe a que los rayos del sol queman sus hojas. Otros necesitan más luz solar directa para sobrevivir. También hay quienes requieren estar en sombra parcial o incluso en ambientes completamente sombreados para crecer más alto. La mayor o menor luminosidad del ambiente puede afectar la presencia de hojas amarillas en las plantas.

Verifique las necesidades de las especies que posee y cuánta luz solar directa necesita. Si es necesario, puede moverlo a una mejor ubicación para que sus hojas dejen de ponerse amarillas y quemarse. Si no tienes mucho luz del sol disponible, puede echar un vistazo a nuestro artículo sobre las mejores plantas de interior para condiciones de poca luz.

Tipo de suelo inadecuado

Las plantas necesitan el pH del suelo en el que se plantan para que sea compatible con sus necesidades. Algunos requieren suelos alcalinos (ricos en caliza) y otros crecen mejor en suelos ácidos. Si está seguro de que el riego y la iluminación de la planta son adecuados, es posible que deba verificar los niveles de pH. Puede comprar kits de prueba de pH para medio de cultivo y agua en cualquier buena tienda de jardinería.

El sustrato carece de nutrientes

Un sustrato con nutrientes adecuados porque el tipo de planta es fundamental para mantenerlas sanas. Se cree que la falta de hierro, fósforo o nitrógeno en el suelo del que se alimenta la planta es la causa del preocupante amarillamiento de las hojas.

Revise estos conceptos con su jardinero de confianza. Le informarán sobre los diferentes tipos de suelo disponibles para usted y cuál es el mejor para su planta.

Infestaciones y enfermedades

No se deben descartar los ataques de plagas como posible desencadenante del deterioro gradual del follaje de la planta. No hará que se pongan amarillos por completo. En cambio, es más probable que solo las puntas de las hojas se pongan amarillas. La presencia de hongos como el mildiú, plagas o enfermedades de las plantas puede hacer que las hojas de las plantas se pongan amarillas o que aparezcan manchas en ellas.

Si es así, puede echar un vistazo a nuestro artículo sobre cómo deshacerse de las plagas en las plantas de forma natural.

Temperaturas extremas y corrientes de aire

Estas también son posibles causas de las hojas amarillentas de las plantas que no pueden tolerar las bajas temperaturas o las heladas. En el interior, las plantas donde los cambios bruscos de temperatura y las corrientes de aire son frecuentes pueden ver que sus hojas se vuelven amarillas. El problema surge porque en estas situaciones la planta sufre de estrés para adaptarse al nuevo cambio ambiental. Esto debilita las plantas y sus hojas se vuelven amarillas.

Si ve que su planta está en un área con corrientes de aire o muy cerca de un aire acondicionado o un calentador, muévala a un lugar más adecuado.

Las hojas de mis plantas se vuelven amarillas - Temperaturas extremas y corrientes de aire

Cómo evitar que las hojas de las plantas se pongan amarillas

Conocer las características de tus plantas y detectar por qué sus hojas se vuelven amarillas es fundamental para devolverles la salud. Solo así podrás conservarlos hermoso y en buenas condiciones. Para cada problema específico, existen soluciones y consejos efectivos que puede poner en práctica, que incluyen:

  • Control de agua: Es importante adaptar la cantidad de agua que le das a tus plantas a la época del año y la temperatura. Durante los meses de verano, las temperaturas más altas pueden causar coloración amarillenta si no aumenta la frecuencia de riego. Si, por el contrario, los riegas a diario, es posible que reciban demasiada agua. En este caso, intente alternar los días o cree un horario adecuado.
  • Abonar: Si el problema es un sustrato agotado, enriquézcalo abonando según las necesidades específicas de sus plantas. Un fertilizante que contenga hierro y fósforo puede ayudar a proporcionar los nutrientes que su planta necesita. Aquí te mostramos cómo hacer un fertilizante natural si tienes prisa.
  • Tratamientos fungicidas: como hemos indicado, las hojas amarillas suelen ser el resultado del ataque de determinados hongos. Aplicar un fungicida específico o incluso un fungicida casero es una buena solución.
  • Cambiar locación: la falta de luz o, por el contrario, la luz solar directa puede hacer que las hojas se pongan amarillas. Especialmente en plantas de interior, es fácil cambiar la ubicación de la maceta y verificar si se mueve a un lugar más sombreado o proporciona más luz. Esto puede tener éxito para detener el proceso que hace que las hojas de sus plantas se vuelvan amarillas.

Si tiene problemas con sus plantas de exterior, consulte nuestro artículo sobre cómo decorar un jardín pequeño para obtener más información.

Si desea leer artículos similares a Las hojas de mis plantas se vuelven amarillas, le recomendamos que visite nuestra categoría Jardinería y Plantas.

Categorías
¿Como Se Hace?

¿Por qué no crecen mis plantas de interior?


Aunque pueda parecer simple, cuidar con éxito de plantas de interior es importante conocer los detalles más finos. Mucha gente se queja de que sus plantas crecen muy lentamente y esto puede deberse a varios factores. Estos incluyen el tipo de riego, la exposición al sol, la temperatura de la casa o el tipo de suelo utilizado. Todos estos pueden afectar el desarrollo adecuado de sus plantas de interior.

En el siguiente artículo de NoSeHacerlo, le proporcionamos información clave que explica por qué tus plantas de interior no crecen. También te contamos los mejores consejos y trucos para cuidarlo adecuadamente. Identifique los problemas crecientes que afectan a sus plantas de interior y descubra la mejor solución para ayudarlas a crecer de manera saludable.

Falta de riego

El riego es uno de los principales factores que influye directamente en el crecimiento de una planta de interior. Si pensaras ‘¿Por qué mis plantas crecen demasiado lentamente?‘, Preste atención a la cantidad de agua. Si no le da a sus plantas la cantidad adecuada de agua, no solo se verán caídas, amarillentas, secas o incluso marchitas, sino que no crecerán bien.

La falta de agua hace que las reservas de la planta se consuman, provocando que se seque y se marchite porque no puede concentrar sus esfuerzos en el crecimiento. Para ayudarlos crecer rapido, es aconsejable comprobar cuánta agua necesitan sus plantas de interior. Al conocer las especies concretas que tienes en tu hogar, sus requerimientos y especialmente sus necesidades hídricas, podrás darles la cantidad de agua necesaria y con la frecuencia adecuada.

Consulte nuestro artículo sobre el mejor momento para regar las plantas para obtener más información.

Por qué mis plantas de interior no crecen: falta de riego

Riego excesivo

Regar en exceso una planta de interior es tan malo como regarla en exceso. De hecho, la primera es una de las causas más comunes de muerte de plantas de interior. Se dice que el riego excesivo es la principal causa de planta de interior muertaPor eso hay que tener mucho cuidado a la hora de regarlos si quieres que crezcan sanos rápidamente.

Regar en exceso una planta hace que las raíces luchen por el aire y los nutrientes esenciales necesarios para su crecimiento. Además, el exceso de agua eventualmente hará que las raíces se pudran, resultando en la muerte de la planta. Los signos más característicos de riego excesivo en una planta de interior son moho u hongos en el sustrato, suelo constantemente empapado y hojas marchitas o amarillentas.

Si nota que sus plantas crecen lentamente, necesitará reevaluar el riego. Conozca las necesidades de sus plantas de interior y permita que la tierra se seque al tacto entre riegos para garantizar un desarrollo adecuado de la planta.

Una de las plantas más delicadas en cuanto a riego es el grupo de las suculentas. Aquí puede inspirarse descubriendo qué suculentas debe obtener para su hogar.

Falta de espacio

Son tus plantas de interior no crece? La falta de espacio puede ser otra razón. Las plantas pasan por diferentes etapas de crecimiento y las raíces necesitan suficiente espacio para desarrollarse. Si su planta está creciendo lentamente, puede deberse a que la maceta actual se ha vuelto demasiado pequeña. En este caso, las raíces se han enroscado por falta de espacio y están girando sobre sí mismas, incapaces de encontrar la forma de seguir creciendo.

Si esta es la razón por la que su planta de interior no está creciendo correctamente, notará algunos de los siguientes signos:

  • Las raíces sobresalen del fondo de la maceta.
  • Cuando levantes la planta, verás que hay más raíces que tierra.
  • Las plantas han dejado de crecer.
  • El agua ya no penetra en el suelo, sino que va directamente al fondo, porque apenas queda tierra.

Si desea que su planta continúe creciendo y desarrollándose, deberá cambiar su maceta y replantarla. Quite la tierra vieja entre las raíces y también pode las raíces dañadas para que se desarrollen de forma saludable, pero tenga cuidado de no dañar las raíces grandes. Una vez que la planta esté en una maceta con más espacio, verás como pronto empieza a crecer más rápido.

Por qué mis plantas de interior no crecen: falta de espacio

La importancia de la luz

Otro factor fundamental que puede afectar un correcto crecimiento son los niveles de luz que recibe la planta. Si desea asegurar su supervivencia y desarrollo, debe imitar de cerca el entorno natural de su tipo. Para ello, es necesario consultar las necesidades específicas de cada planta de interior para proporcionar el nivel de luz adecuado.

Si nota que las plantas son acurrucarse, los bordes de las hojas se vuelven amarillos, o las hojas nuevas se quedan mucho más pequeñas que las viejas, su planta está recibiendo más luz de la que necesita. En este caso, debe alejarlo de la ventana o asegurarse de que la luz que recibe no sea directa. Puedes filtrarlo con una cortina.

Si tu planta está creciendo lentamente, el tallo es más largo de lo que debería o las hojas no son muy coloridas, es porque está demasiado lejos de luz del sol. La solución es moverlo para que reciba más luz. Con este cambio de ubicación, notarás como la planta se vuelve más esbelta y crece rápidamente.

Si tu casa recibe poco luz natural le recomendamos que eche un vistazo a este otro artículo sobre las mejores plantas de interior grandes para poca luz.

Temperatura inapropiada

Otra posible razón por la que las plantas de interior no crecen es que la temperatura no es la correcta. Entonces, si sus plantas de interior no crecen, debe verificar la temperatura a la que están expuestas. En general, las plantas de interior que se cultivan en casa o en la oficina necesitan temperaturas entre 18 ° C y 23 ° C (64-73 ° F).

Es importante no exceder el Temperatura máxima porque las plantas de interior no pueden soportar temperaturas muy altas. Esto es especialmente cierto si los niveles de luz o humedad en el aire no coinciden con los de su entorno natural. Asimismo, las temperaturas bajas o mínimas pueden interferir en su crecimiento e incluso provocar la muerte de la planta. Esto es diferente para las plantas de exterior que no pueden tolerar estar en interiores.

Por lo tanto, si desea un crecimiento adecuado y que sus plantas se desarrollen adecuadamente, siempre debe mantenerlas en un temperatura moderada.

Suelo y fertilizante para plantas de interior.

Es posible que no esté usando la tierra adecuada para que su planta crezca de manera saludable. Recuerda que las plantas necesitan un suelo específico en función de sus características y necesidades. Pregunte en el vivero o tienda de jardinería dónde compra su planta cuál es la mejor. sustrato para esto.

Además, algunos comienzan a usar fertilizantes directamente cuando ven que su planta de interior no está creciendo correctamente. Sin embargo, debe tener cuidado con los fertilizantes y siempre alimentar a sus plantas de interior con la cantidad correcta. Esto es para que obtengan los nutrientes necesarios a medida que crecen, por ejemplo. nitrógeno, potasio y fósforo.

Si no les da fertilizante, encontrará que sus tallos se atrofiarán y las hojas nuevas serán más pequeñas porque su crecimiento se habrá ralentizado. Sin embargo, proporcione demasiado fertilizante puede hacer que las hojas se sequen o se pongan marrones, especialmente en las puntas. Si se encuentra en esta última situación, deberá aumentar la humedad alrededor de las plantas llevándolas a la cocina o al baño.

Por lo tanto, cuando compre la planta, también necesitará saber qué tipo de fertilizante se necesita, cuánto y con qué frecuencia.

¿Por qué no crecen mis plantas de interior? Tierra y fertilizante para plantas de interior

Ignore las plagas de las plantas

Incluso cuando se habla de plantas de interior, es importante no hablar de plagas, ya que pueden ralentizar el crecimiento, causar diversas enfermedades o afecciones e incluso matar la planta. El más plagas comunes en plantas de interior están:

  • Ácaro rojo
  • Pulgones
  • Cochinillas
  • Insectos del suelo
  • Cochinillas o cocos
  • Tisanópteros
  • Mildiú polvoroso, como mildiú velloso

Trate de eliminar los parásitos con pesticidas naturales en lugar de utilizar productos químicos que también pueden ser perjudiciales para las plantas. Le asesoramos más en esta área con nuestro artículo sobre cómo deshacerse de los ácaros rojos de las plantas.

Reubicación frecuente

Las plantas de interior crecen adaptándose a su entorno. Sin embargo, si los mueve con frecuencia, puede hacerlos estrés innecesario.

Si su planta está creciendo rápida y saludablemente porque tiene los niveles adecuados de luz, temperatura y humedad, es mejor no moverla. Así no la interrumpas desarrollo o dañar su salud. Mueva la planta solo cuando note que no está creciendo correctamente. De lo contrario, intenta dejarlo siempre en el mismo lugar.

Por qué mis plantas de interior no crecen: reubicación frecuente

Cómo cuidar las plantas de interior.

Ahora que conoce los factores que influyen en el crecimiento de sus plantas de interior, es hora de aprender más sobre cómo cuidar las plantas de interior.

Elegir la planta adecuada

Te recomendamos que optes por opciones simples, fáciles de cuidar y resistentes como: cactus, planta de serpiente, macetas de plata, bambú, hiedra, helecho o aloe vera. No cometa el error común de basar su elección únicamente en criterios estéticos. Compre la planta teniendo en cuenta el entorno en el que vivirá, la ubicación y el tiempo que dedicará a cuidarla.

Usted puede elige tus plantas de interior por diferentes factores personales, si se adaptan al entorno de su hogar. Si el aroma es importante para ti, ¿por qué no echas un vistazo a nuestro artículo sobre las mejores plantas aromáticas de interior?

Cuidado básico de las plantas de interior

Para que su planta sobreviva y prospere de manera saludable, debe cumplir con los siguientes principios básicos de cuidado:

  • Suelo: En cuanto consigas una planta de interior, es recomendable cambiar su maceta para que tenga suficiente espacio para crecer. Agregue también tierra nueva, usando el sustrato que funcione mejor para ella.
  • Regando: conocer el tipo de riego necesario para la planta elegida. La cantidad depende de las condiciones y necesidades de la planta. Sin embargo, siempre es mejor regar un poco que mucho, ya que la falta de agua siempre se puede remediar, mientras que el exceso de agua los ahogará. El truco consiste en meter el dedo en la tierra para comprobar el nivel de humedad antes de volver a regar. Puedes rociar las hojas de la selva o del bosque con agua para humedecerlas.
  • Luz: Es importante que las plantas reciban una buena dosis de luz solar, pero no luz solar directa. Encuentre una buena fuente de luz para la ubicación de su planta.
  • Fertilizante: además de agua, luz y sustrato, las plantas necesitan fertilizantes para enriquecer el suelo. El suelo puede perder nutrientes con el tiempo, por lo que es necesario fertilizar la planta de vez en cuando con una pequeña cantidad de fertilizante orgánico para evitar dañarla.
  • Trasplante: dado que la planta va a crecer, es muy importante trasplantarla periódicamente para darle más espacio para su desarrollo. Busque macetas más grandes y agregue tierra nueva para ayudarlo a crecer. Recuerde siempre compactar el suelo al trasplantar para evitar bolsas de aire en el suelo. Si tiene poco espacio, puede cortar las ramas y la base, para que puedan permanecer en su maceta actual. Aquí te contamos más sobre el trasplante de una planta.

Para más detalles, debe consultar el variedad vegetal específica y vea si su casa cumple con sus requisitos. Consulte nuestros artículos sobre cómo cuidar un potos de satén plateado y cómo cuidar una palma de areca para solo dos ejemplos.

Si desea leer artículos similares a ¿Por qué no crecen mis plantas de interior?, le recomendamos que visite nuestra categoría Jardinería y Plantas.