Los bonos convertibles condicionales en acciones se consideran una forma de financiación monetaria. Con esto, los prestamistas pueden crecer gradualmente en términos de ahorro, terminando así como accionistas de la opción de conversión.

Sus activos se vuelven más importantes a la hora de asignar carteras de inversión institucionales. Así, cada inversor se beneficia de un mayor incremento de su patrimonio, teniendo los prestamistas la posibilidad de convertirse directamente en accionistas.

Todo esto es una parte importante de la economía global. Gracias a los bonos convertibles contingentes en acciones, el mercado de valores se mueve más rápido en todo el mundo.

Transacción de bonos convertibles contingentes en acciones

Una característica importante de su funcionamiento es que es un activo financiero de renta fija. Sobre esta base, se puede convertir en acciones si su emisor presenta incertidumbres previamente especificadas.

El inversor tiene derecho a proceder a la conversión de su cartera de acciones si fuera necesario. Luego, la empresa encargada de emitir los bonos ofrece un precio de conversión a los inversionistas, quienes pueden o no aceptarlo bajo ciertas condiciones.

plan de reversión

A su vez, es posible que se requiera que el inversor se convierta en accionista. Así, un bono convertible clásico puede convertirse en un bono convertible contingente en stock, siendo decisión de la empresa hacerlo.

Todo esto se debe a que el bono convertible incluye un derecho de conversión. Sobre esta base, la empresa puede mejorar su solvencia y ofrecer una recompra de acciones preferentes.

Desde la posición de inversionistas y accionistas, se utilizan fuentes de información financiera que dan a conocer las fluctuaciones de la economía. Así, se infiere si es conveniente tener bonos convertibles contingentes en acciones en un momento dado.

Una de las opciones más utilizadas para ello es la plataforma Infobolsa, conociendo los cambios económicos de las monedas más predominantes en el mundo. Sobre esta base, es posible saber si conviene o no realizar algún tipo de inversión en este mercado financiero.

Ventajas de los bonos convertibles contingentes

Si bien existe el riesgo de convertir la posición del emisor, existe un atractivo de interés fijo en la emisión de bonos. Entonces, en orden de precedencia, siempre están por encima de las acciones ordinarias antes de que se conviertan.

En este caso, cuando hay un momento para designar ganancias, los inversionistas en bonos convertibles contingentes reciben pagos antes que los principales accionistas de la empresa. Sin embargo, esto no significa que maximizar el beneficio y la riqueza de los accionistas no tenga un papel protagónico, ya que siempre estarán implicados.

Desventajas de los bonos convertibles contingentes

Al ofrecer una mayor rentabilidad, generan mayores riesgos para los involucrados. En un entorno económico inestable, los bonos convertibles contingentes pueden representar un riesgo muy importante para el inversor.

riesgo de inversión

Todo esto se debe a que, si la empresa tiene problemas, se puede generar una conversión a un precio inferior al que el tenedor de bonos está dispuesto a convertir. Luego, cuando el bono se ha convertido, descienden en orden de precedencia a medida que se convierten en acciones ordinarias.

Otra desventaja que existe es que cuando las conversiones son efectivas, el precio total de las acciones de la empresa baja. Esto crea un panorama similar a la emisión de acciones simples que se dirige a cualquier accionista o inversor.

Todo esto se da porque las acciones en circulación aumentan en número, provocando un exceso de oferta y una caída en el precio de la acción. Sobre esta base, los riesgos son aún mayores, creando así una perspectiva menos favorable para quienes se encuentran en una posición financiera más alta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *