Chapa de aluminio

De los distintos procesos de conformado de metales para el aluminio, el laminado de aluminio es uno de los más utilizados, y se prevé que la demanda mundial de productos laminados planos aumente a una TCAC del 6,5% en los próximos años. Y con tantas aplicaciones para estos productos -desde envoltorios para alimentos hasta canalones para la lluvia- no es de extrañar.

Si tiene curiosidad por conocer las distintas aplicaciones del aluminio laminado plano y cómo funciona el proceso de fabricación, este artículo se lo explicará. Desglosamos el proceso en tres pasos esenciales.

El laminado de aluminio es uno de los principales procesos metálicos utilizados para transformar planchas de aluminio fundido en una forma utilizable para su posterior procesamiento. El aluminio laminado también puede ser el producto final, por ejemplo, papel de aluminio para cocinar o envolver alimentos.

El aluminio laminado está en todas partes: las empresas de alimentación y bebidas lo utilizan para fabricar las latas de aluminio y los envases semirrígidos que vienen en sus pedidos de comida para llevar. La industria arquitectónica lo utiliza para fabricar tejados de aluminio, paneles de revestimiento, canalones y suelos antideslizantes. El proceso de laminado de aluminio puede incluso producir piezas en bruto de aluminio para su transformación en formas específicas en su fábrica.

Chapa de aluminio 4×8

El aluminio tiene muchas características sorprendentes. Es famoso por ser extremadamente ligero y tiene una gran flexibilidad, lo que lo hace adaptable a cualquier número de aplicaciones. Es 100% reciclable, por lo que es uno de los metales más sostenibles que tenemos a nuestra disposición. Tiene ventajas en cuanto a conductividad térmica, resistencia a la radiación UV, conductividad eléctrica e higiene. El aluminio es bien conocido por sus excelentes niveles de resistencia a la corrosión. Una cosa que no viene inmediatamente a la mente cuando la gente piensa en el aluminio es lo fuerte que es.

Esto es un error. Aunque puede que el aluminio no sea el metal más fuerte que existe, si se tiene en cuenta su relación resistencia-peso, tiene muy pocos competidores. Gracias a los últimos avances en aleaciones de aluminio, esta resistencia natural puede mejorarse y perfeccionarse para aplicaciones específicas. El aluminio se encuentra en algunos de los productos más resistentes y duraderos que se pueden encontrar, desde los automóviles más resistentes hasta los vehículos aeroespaciales más avanzados.

Placa de aluminio para alimentos

La chapa de aluminio se fabrica característicamente para ser muy fina y ligera, pero lo suficientemente resistente como para ofrecer una versatilidad extrema junto con una facilidad inherente de instalación y mantenimiento. Además, cuenta con otras muchas propiedades únicas y útiles que hacen que su uso esté muy extendido hoy en día en una enorme variedad de aplicaciones industriales, agrícolas, de bricolaje doméstico y de fabricación/producción.

Una serie de revestimientos adicionales aplicados a las chapas de aluminio pueden ayudar a crear un material duradero para su uso en exteriores u otros entornos difíciles, como el revestimiento exterior. La extrema ligereza de las chapas muy finas de aluminio las hace ideales para latas de bebidas, envases de alimentos y otros productos de uso cotidiano destinados a grandes volúmenes de almacenamiento, transporte y venta al por menor.

Las dimensiones de la superficie y el grosor son los principales factores a tener en cuenta cuando se buscan opciones para comprar chapa de aluminio en el Reino Unido. Aunque la superficie total es el primer aspecto clave que deberá tener en cuenta al planificar un trabajo con este tipo de chapa, los distintos acabados disponibles también desempeñarán un papel importante a la hora de seleccionar el tipo de chapa de aluminio ideal para sus necesidades y aplicaciones previstas.

Rollo de chapa de aluminio

La chapa de aluminio es cualquier metal de aluminio más grueso que el papel de aluminio pero más fino que la chapa (la chapa tiene un grosor inferior a 0,249″, mientras que la chapa tiene un grosor superior a 0,250″). Muchos proyectos de bricolaje, como la fabricación de metal, revestimientos o tejados, utilizan chapa de aluminio porque es un metal relativamente blando y los grosores más finos se pueden cortar fácilmente.

Quienes trabajan en grandes talleres de fabricación metálica tienen acceso a herramientas de corte industriales, como punzonadoras o máquinas de plasma, chorro de agua o láser, que cortan la chapa de aluminio con rapidez y facilidad y proporcionan un acabado excelente y de gran precisión. Estos métodos de alta velocidad requieren una importante inversión de capital y mucho espacio.

Los talleres de chapa más pequeños pueden utilizar sopletes de plasma u oxihidrógeno para cortar chapa de aluminio. Estas herramientas son fáciles de manejar en espacios reducidos y cortan relativamente rápido. Son lo bastante potentes para cortar chapas de mayor grosor, pero su precisión es limitada y cuestan cientos de dólares, lo que puede ponerlas fuera del alcance del aficionado al bricolaje.